A veces, la parte más difícil de alcanzar una meta de fitness es empezar. Incluso si ya tienes un programa de entrenamiento personalizado a ti y a tus objetivos, puedes seguir encontrando razones para retrasar su fecha de inicio. Si puedes superar cualquier barrera para comenzar tu rutina de ejercicios, mantenerla a menudo presenta un nuevo desafío.

Si estás luchando con tu nueva rutina de ejercicios, hay muchas estrategias que puedes utilizar para volver al camino correcto. A continuación te dejo algunos consejos.

Abandona la mentalidad de “todo o nada”

No importa qué tan motivado y bien intencionado estés, es probable que tengas días en los que tus entrenamientos no salgan según lo planeado. La clave es no dejar que un entrenamiento perdido, o incluso varios días sin entrenar te desanimen y te hagan tirar la toalla.

Trabaja con el tiempo que tengas disponible

Si normalmente no tienes una hora libre en tu día para dedicarle al ejercicio, es posible que no sea una buena idea comprometerte con una rutina de ejercicios que requiera entrenamientos de una hora. En su lugar, elije una rutina que se adapte a tu horario y a tu tiempo, puedes realizar ejercicios de circuitos donde logres entrenar lo máximo posible en poco tiempo.

Hacer cosas que te gusten

Hay tantas opciones para hacer ejercicio; no hay razón para obligarte a realizar actividades que odias. Además, solo hará que sea más difícil seguir tu rutina de ejercicios. Si odias saltar o correr, entonces no lo hagas. Un mejor enfoque es elegir ejercicios que te gusten y te motiven.

Si eres nuevo en el ejercicio, o en una actividad específica, asegúrate de realizarlo con calma. 

En lugar de realizar una rutina intensa, trabaja a un nivel que te resulte manejable y dé tiempo a tu cuerpo para aprender nuevos patrones de movimiento. Al adoptar un enfoque más moderado y sostenible que incluye días de descanso y movimientos funcionales, evitaras las probabilidades de lesionarte.

Piensa a largo plazo

¿Te imaginas haciendo tu rutina dentro de seis meses o incluso un año? Si no es así, es posible que desees reconsiderarlo. El progreso real y sostenible lleva tiempo. si te propones objetivos a muy corto plazo puede que te desanimes al no obtener los resultados que pensabas.

Comparte tus objetivos

Una vez que te hayas comprometido con una nueva rutina de ejercicios, aumenta tus posibilidades de éxito manteniendo informados a tus familiares y amigos cercanos. Somos las primeras personas en defraudarnos, así que involucra a otras personas, para que tengas algo de responsabilidad. En caso de que tengas un entrenador personal, él se encargará de controlar tu evolución durante tu proceso.