La proteína es importante para todas las células del cuerpo, se utiliza para construir y reparar tejidos y producir enzimas y hormonas que regulan el metabolismo. Sin embargo, también es útil comprender exactamente qué hace la proteína en el cuerpo y cuánto se debe consumir regularmente.

¿Por qué necesitamos la proteína?

Además de ayudar a todas las partes del cuerpo, desde la salud del cerebro hasta el sistema inmunológico, la proteína también promueve la saciedad después de las comidas y ralentiza la digestión, lo que la convierte en un importante regulador del apetito y del azúcar en sangre.

Las proteínas constan de aminoácidos, que forman largas cadenas y tienen funciones únicas en el cuerpo. Aunque hay 20 aminoácidos en total, el cuerpo solo puede producir 11. Los otros nueve deben obtenerse a través de la dieta y se denominan aminoácidos esenciales. Los productos de origen animal se consideran proteínas “completas” porque contienen los nueve aminoácidos esenciales.

La mayoría de los alimentos vegetales son proteínas “incompletas”, lo que significa que solo contienen algunos de los nueve aminoácidos esenciales. Sin embargo, es posible que los vegetarianos y veganos si consuman suficiente proteína completa, al comer una variedad de proteínas de origen vegetal con alimentos que tienen aminoácidos complementarios, como arroz y frijoles o nueces y granos integrales. La soja y la quinoa se consideran proteínas vegetales completas.

¿cómo se digieren las proteínas en nuestro cuerpo?

La digestión de las proteínas comienza en el estómago, donde se descomponen por los ácidos y las enzimas llamadas proteasas, y continúa en el intestino delgado, donde otras enzimas descomponen las proteínas en aminoácidos individuales. Estos aminoácidos se absorben a través de la pared intestinal y se abren camino hacia el torrente sanguíneo, y se distribuyen en las partes del cuerpo donde se necesitan.

¿Cuántas proteínas necesitamos?

Una buena regla general es consumir aproximadamente entre el 15 y el 20% de las calorías diarias provenientes de las proteínas, pero puede variar en función de tu estilo de vida. Por ejemplo, alguien que realiza una actividad más vigorosa, como el levantamiento de pesas, puede necesitar más que alguien que camina principalmente para hacer algo de ejercicio

Según la investigación, el cuerpo puede absorber de 25 a 35 gramos de proteína por comida. Por lo tanto, es más beneficioso distribuir la ingesta de proteína a lo largo del día en lugar de intentar consumir la mayoría en una comida. Además, es posible tener demasiado de algo bueno en nuestro cuerpo y no siempre es mejor. A diferencia del exceso de carbohidratos, que se almacenan como glucógeno en el hígado y las células musculares para su uso posterior, el exceso de proteína se almacena como grasa. Si el cuerpo tiene suficientes aminoácidos, los extras se convierten en desechos.

¿Cuáles son las mejores fuentes de proteínas?

Incluir una variedad de productos animales y vegetales de calidad en tu dieta es la mejor manera de asegurarte de que tu cuerpo obtenga suficientes proteínas. Los ejemplos de las principales fuentes de proteínas incluyen pescado, como salmón, huevos, pollo, yogur griego, nueces, semillas, frijoles, lentejas, tofu, y cereales integrales.

La proteína tiene muchas funciones cruciales en todo el cuerpo, por lo que debes incluir una variedad de fuentes de alimentos integrales en tu dieta. También es importante consumir suficientes carbohidratos y grasas para que las proteínas estén libres para concentrarse en su función principal. Con muy poca grasa o carbohidratos, se podría recurrir a la proteína para suministrar energía al cuerpo. Esto puede provocar la pérdida de tejido muscular magro.

Intenta consumir comidas balanceadas donde estén incluidos los tres macronutrientes