Entrenador Personal Oriol
¡Evolución constante con nuestra formula TRIANGLE 💪
Portada » Entrenamientos » La importancia de los estiramientos en el entrenamiento

Los estiramientos en el entrenamiento son un componente esencial de la condición física, aunque a menudo se descuida. Numerosos estudios respaldan los beneficios a corto y largo plazo de varios tipos de estiramientos. Incluyen estiramientos estáticos, estiramientos dinámicos y facilitación neuromuscular propioceptiva (PNF), entre otros.

Estirar regularmente es importante, si eres de los que descuida ese aspecto en tu rutina de ejercicios, este artículo te interesa. El estiramiento tiene grandes beneficios, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Veamos algunos de los principales beneficios del estiramiento:

Estiramientos en el entrenamiento

  • Mejora la flexibilidad (aumento del rango de movimiento)

Varios tipos de estiramientos, así como otras estrategias de autocuidado de apoyo, tales como la liberación auto-miofascial utilizando un rodillo de espuma. Pueden ayudar a mejorar el movimiento sin restricciones de las principales articulaciones del cuerpo, incluidas las áreas clave que están diseñadas para ser móviles. Tales como las caderas y los hombros.

  • Los estiramientos en el entrenamiento Ayudan a corregir la postura

Como resultado de una mala postura, patrones de movimientos repetitivos, mecanismos corporales inadecuados y pasar largos períodos de tiempo sentados. Los músculos del cuerpo pueden tensarse y contraerse incluso de manera crónica. Lo que les convierte en menos fuertes y flexibles. El estiramiento regular usando diferentes técnicas de entrenamiento de flexibilidad ayuda a mejorar la función general. Al garantizar que el cuerpo pueda responder de manera más efectiva a las tensiones impuestas por varios tipos de movimiento y actividad.

Aunque no hay evidencia definitiva, hay algunos hallazgos prometedores con respecto al papel que puede jugar el estiramiento para ayudar a reducir el riesgo de lesión. Los estiramientos dinámicos se utilizan a menudo como parte de un calentamiento. Para ayudar a aumentar la temperatura corporal central y preparar funcionalmente el cuerpo para los movimientos que están por venir. Como resultado, el estiramiento a menudo se considera una parte importante de la prevención de lesiones, ya que los músculos y tendones fríos en el cuerpo tienen una mayor probabilidad de ruptura, tensión o esguince. Es decir, la posibilidad de lesión disminuye al preparar los músculos previamente.

  • Reducción del dolor y la rigidez

La tensión muscular excesiva puede aumentar la incomodidad en todo el cuerpo. Sin embargo, los estudios han demostrado que realizar estiramientos estáticos regularmente puede ayudar a disminuir la rigidez, reducir los niveles de dolor (especialmente en individuos con dolor crónico de cuello o espalda baja) e incluso puede reducir la frecuencia y severidad de los calambres musculares. Estirar hace que el suministro de sangre y nutrientes a los músculos aumente, lo que permite un mejor transporte de oxígeno y de sangre rica en nutrientes en todo el cuerpo.

  • Los estiramientos en el entrenamiento mejoran rendimiento

Cuando se incluye como parte de una rutina de ejercicios bien redondeada, el entrenamiento regular de flexibilidad, que incluye estiramientos dinámicos, puede ayudar a mejorar la agilidad, el poder, la velocidad y la fuerza muscular.

  • Mejora de la calidad de vida

Aunque hay cambios fisiológicos que ocurren a medida que envejecemos, los ejercicios de estiramiento y realización de ejercicios de rango de movimiento pueden mejorar la flexibilidad a cualquier edad, lo que ayuda a aumentar la longevidad y mejorar la calidad de vida en general.

En este apartado solo encontramos un beneficio, pero es uno indispensable y muy necesario en la vida moderna:

  • Reducir el estrés se puede reducir con los estiramientos en el entrenamiento

Realizar ejercicios de estiramiento regularmente, como estiramientos PNF, estiramientos estáticos y estiramientos de disciplinas mente-cuerpo como el yoga, puede ayudar a reducir la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, contrarrestando las respuestas fisiológicas del cuerpo al estrés y la tensión muscular. Regularmente, se ha demostrado que el estiramiento reduce la tensión mental y, cuando se combina con técnicas de respiración consciente, también puede ayudar a disminuir la ansiedad y la depresión.