Entrenador Personal Oriol
¡Evolución constante con nuestra formula TRIANGLE 💪
Portada » Uncategorized » Las mejores 6 maneras de quemar calorías mientras caminas

Adoptar un hábito diario de caminar es un gran primer paso para mejorar su salud en general. Puedes hacerlo en cualquier lugar y en cualquier momento, ya sea solo o acompañado. Sin embargo, para convertir una caminata normal en un esfuerzo más desafiante y realmente quemar calorías, es necesario elevar la frecuencia cardiaca. 

Joven caminando para quemar calorias

Si estás interesado en quemar calorías de forma eficiente, te presentamos seis maneras para hacerlo:

  • Lleva algo de peso
  • Usa las escaleras
  • Acelera el ritmo
  • Introduce intervalos
  • Usa tus brazos
  • Busca colinas

Lleva algo de peso

Aumentar la cantidad total de peso que necesita para impulsar hacia adelante ayuda a su cuerpo a trabajar más duro. Ponerse un chaleco o una mochila con peso puede aumentar su carga de peso sin cambiar su centro de gravedad. Cuando agregas peso a tu cuerpo, agregas más intensidad a tu caminata y, por lo tanto, quemas más calorías.

Usa las escaleras

Subir y bajar escalones es más difícil que caminar en terreno plano, ya que requiere diferentes grupos musculares que no usas con tanta frecuencia. Caminar por las escaleras puede casi duplicar la cantidad de calorías quemadas, en comparación con caminar a paso ligero y regular, puedes utilizar las escaleras de tu casa o las de los parques de tu comunidad.

Acelera el ritmo

Una forma sencilla de quemar más calorías es acelerar el ritmo. Es decir que cada día debes llegar más lejos en la misma cantidad de tiempo. intenta caminar la misma distancia cada vez, pero completa la caminata un poco más rápido que el día anterior. Un ritmo rápido no solo quema más calorías, sino que las que también ayuda con el envejecimiento.

Introduce intervalos

Muchas personas prefieren realizar caminatas a intervalos, agregando movimientos rápidos cada cierto tiempo. Además de quemar más calorías, te mantendrás más concentrado porque debes prestar atención a cuándo acelerar o reducir la velocidad. Por ejemplo, camina 30 segundos a un ritmo más rápido, luego reduce la velocidad a un ritmo de recuperación por 90 segundos y alterne de ida y vuelta.

También puedes usar señales externas para cronometrar tus intervalos en lugar de un reloj. Por ejemplo: si estás al aire libre, intenta caminar rápidamente entre los postes de luz o letreros de la calle, También puedes intentar caminar al ritmo de una canción y controlar tus intervalos de alta y baja intensidad caminando a gran velocidad.

Usa tus brazos

Aunque caminar implica principalmente las piernas, agregar movimientos de brazos puede aumentar la intensidad del ejercicio y aumentar la quema de calorías. La fuerza que utilices en esta rutina afectará a todo el cuerpo, lo que en última instancia puede aumentar la quema de calorías.

Para un impacto aún mayor, balancea los brazos hasta su altura máxima, llegando por encima de su cabeza. Cuando los brazos están por encima de la cabeza, la frecuencia cardíaca aumenta. No necesitas pesas adicionales para esto; solo el movimiento de mover tus brazos hacia arriba y hacia abajo sobre tu cabeza elevará tu frecuencia cardíaca.

Busca colinas

Otra forma de escapar de la relativa facilidad de caminar en terreno llano: Caminar cuesta arriba. Busca una elevación más alta en tu vecindario o, aumente la inclinación en su cinta de correr. Hacerlo aumenta la resistencia del ejercicio. Requiere más fuerza en las piernas y desafía más a tu sistema cardiovascular.

Caminar cuesta abajo puede parecer fácil en comparación, pero caminar cuesta abajo también tiene beneficios. Entrena tu cuerpo en desaceleración, empleando diferentes músculos y articulaciones. Esta es la función número 1 de la que carecen las personas a medida que envejecen y es responsable de muchas caídas.

Si buscas quemar calorías también es importante tener tu entrenador personal, no pierdas tiempo y obtén los mejores resultados con consejos profesionales.